La Ciudad

La capital de Cantabria se extiende a lo largo de una bahía gigante. Santander tiene su propio encanto dado por un extraño desorden de terrazas que se cruzan con el paso de los clientes que visitan las exclusivas tiendas y cafés. El estilo arquitectónico, desde el final de la siglo XXI, se refleja mejor en los Hoteles y el casino cerca de las playas. Las acciones de renovación han convertido a Santander en un centro turístico muy popular en el cantábrico.

Santander es una ciudad para sentirse en casa, relajarse y disfrutar descubriendo todo su atractivo, su belleza natural, su extraordinaria gastronomía, la calidad humana de los santanderinos, su vibrante vida cultural y su abundante oferta de ocio. Además, combina un entorno urbano con lo esencial de Cantabria: playas, paisaje, naturaleza, gastronomía y cultura. El visitante encuentra en Santander muchas ciudades en una: la antigua y la moderna, la tradicional y la cosmopolita.

La ciudad se ordena en torno a un gran puerto natural, utilizado desde antes del imperio romano. El entorno paisajístico es privilegiado, con amplios espacios verdes y playas, destacando la zona de Mataleñas, El Sardinero y La Magdalena, donde tuvo su residencia estival Alfonso XIII.

Santander es conocida como una de las ciudades más elegantes y bellas de la costa norte de España, y a sus admirados paisajes y playas se unen, además, rincones y planes con los que la
capital cántabra se presenta como una ciudad diferente.

 

El Clima

El clima de Santander es oceánico, con una tasa de humedad bastante alta durante todo el año, dejando unas temperaturas máximas diarias de 23ºC en verano y de 13ºC en invierto. Por lo que deberás estar preparado para la lluvia, pero no especialmente para el frío.